¡COMO MEJORAR LA SALUD VAGINAL!

infvag5

¿Puede mejorarse la salud vaginal?

Sin duda la contestación es contundente y definitiva: sí

 

Sí es posible mejorar la salud vaginal y esto tiene un impacto enorme para la salud sexual así como en el bienestar general de las mujeres.

ingvag2

La salud vaginal puede definirse, parafraseando el concepto de Salud, como el ESTADO TOTAL DE BIENESTAR DE LA VAGINA.


De hecho, existen muchos agentes que amenazan a la vagina, de tal manera que si no hubiese en ella los factores de protección que los neutralizan, la infección vaginal sería el estado normal y permanente.


Así pues, la mejor manera de mejorar la salud vaginal es disminuir los agentes amenazantes y aumentar los factores de protecció

infvag3

Agentes amenazantes:

 

a. Modificaciones de la flora vaginal autóctona, principalmente por el uso indiscriminado de antibióticos de amplio espectro que destruye bacterias sensibles al mismo, llevando a un crecimiento acelerado de las sobrevivientes.

 

b. Modificaciones al pH protector vaginal, generalmente por uso de duchas vaginales.

 

c. Acumulación de calor en el área, por el uso persistente de ropa interior de tejido cerrado o de prendas ceñidas que impiden la ventilación adecuada.

infvag

Así pues, las recomendaciones para una salud vaginal óptima debe incluir:

 

1. Uso de ropa interior de algodón ( que tiene tejido amplio ).

 

2. Evitar el uso de duchas vaginales, el aseo del área sólo debe ser externo.

 

3. Alternar el uso de prendas de ropa que permitan una ventilación adecuada del área.

 

4. Restricción razonable del uso de antimicrobianos de amplio espectro.

 

5. Lavar la ropa interior con jabón corriente ( y no de tocador que contiene colorantes y desodorantes que pueden permanecer en la ropa y provocar reacciones alérgicas).

 

6. Planchar la ropa interior después de lavarla puede eliminar algunas partículas infecciosas, sobre todo hongos.

 

7. Los tampones usados correctamente pueden ser preferibles a las toallas sanitarias, al disminuir el calor local así como el contacto de algunos productos que pueden estar presentes en estas últimas y provocar ardor, escozor o prurito.

Ginecólogo Ángel Heredia