DIA INTERNACIONAL CONTRA EL CÁNCER DE OVARIO

F2JLJRVFONFBZPE2UG32JLOYRU

¡El conocimiento salva vidas!

     Se considera que antes de dar síntomas o molestias, el cáncer de ovario se ha desarrollado durante 5 a 10 años, y este retraso lo convierte en uno de los cánceres más letales. Si comparamos el cáncer de ovario con las neoplasias malignas de otras ubicaciones, veremos que su dificultad diagnóstica es notable y muy peligrosa. 

     Cuando una mujer muere por cáncer de ovario, es seguro que han ocurrido una serie desafortunada de eventos. En primer lugar, ha tenido síntomas inespecíficos durante mucho tiempo y al acudir a recibir atención médica se le ha atribuido a problemas gastrointestinales           ( colitis ), infecciones urinarias, estreñimiento o de plano a datos psicosomáticos.

Sin mucho rollo ¿Qué es lo que debemos saber?

     El cáncer de ovario es la tercera neoplasia ginecológica más frecuente a nivel mundial. En México se reportan aproximadamente cuatro mil casos nuevos por año y representa la cuarta causa de
muerte por cáncer en mujeres y es la tercera neoplasia en frecuencia, sólo por detrás del de mama y el cervicouterino.

     Es un verdadero problema de salud pública en México debido a que no se piensa en su presencia y pueden transcurrir entre 6 y 12 meses para que los profesionales de la salud hagan el diagnóstico una vez que se presenta el paciente.

     Pero el retraso más importante es el tiempo que la paciente busca la atención médica.

     Se reportan 3,277 casos al año, con una mortalidad de 2,105 casos, que representa un 64% del total y se considera que hay subregistro pues desafortunadamente este cáncer no es reconocido ni diagnosticado de manera adecuada.

     La enfermedad afecta a mujeres generalmente en la menopausia, pero también se ve en mujeres muy jóvenes y les arrebata entre 20 y 30 años de vida.

     Es mucho más letal que el cáncer de mama o cérvix y las mujeres con más alto riesgo son las que tienen antecedentes de un familiar que lo sufrió y generalmente no se les identifica, pues este antecedente casi nadie lo toma en cuenta. Estos casos de cáncer hereditario sólo representa del 10 al 15 por ciento. en la mayoría no existe este antecedente.

Aparte de la herencia ¿Cuál es el dato mas importante?

  Sin duda son los síntomas digestivos persistentes como la colitis, distensión abdominal y estreñimiento los cuales están presentes en la mayoría de las mujeres con este cáncer y que muchas veces son tan poco claros que hacen que se pase por alto.

     Así pues los síntomas son tan inespecíficas, es decir no orientan claramente a algún problema tumoral y la detección de una masa palpable a la exploración física durante la exploración ginecológica es un hallazgo incidental, generalmente.

     Por esa razón casi siempre el diagnóstico de la enfermedad es en etapa avanzada en el 75% de los casos (estadio III o IV). La supervivencia global llega sólo al 50 por ciento sin embargo la medición del CA-125 sérico y el ultrasonido transvaginal pueden detectar la enfermedad en etapa temprana .

Entonces… ¿Qué debemos hacer?

En apariencia es bastante sencillo pero realmente importante:

  1. Comprender que el cáncer de ovario existe y que cualquier mujer puede ser afectada por él.
  2. En caso de síntomas pélvicos o abdominales que se repiten constantemente durante meses o años buscar la atención médica y preguntar a su médico si puede tratarse de esta enfermedad.
  3. Si no hay síntomas solicite un ultrasonido pélvico ( si es posible, transvaginal) y una determinación de marcador tumoral CA-125 cada año.
  4. Si los resultados de estos estudios es anormal, consulte a un médico especialista en Oncología Ginecológica de su confianza.
  5. Difundir con mesura este conocimiento en nuestro entorno familiar y comunitario predominantemente en las mujeres, de tal manera que se integre en nuestra cultura de salud.

Esperando que les sea de utilidad la información, estoy en espera de comentarios y sugerencias de temas por tratar.